vino

Actualmente, la situación en el mundo del vino es caótica y los efectos económicos del virus incluso han llegado a territorios de la Unesco, como por ejemplo en la zona de producción del famoso vino Barolo en Piamonte.

Las bodegas están pagando grandes costos, nadie hace pedidos ni los retira y los grandes vinos quizás tendrán que retocar un poco los precios; además debemos pensar que el vino por si solo arrastra el turismo territorial, por lo que también se ha detenido el sector de la hostelería y el agroturismo.

Cada uno de nosotros, especialmente los emprendedores y los autónomos, nos preguntamos:
¿Qué puedo hacer para obviar esta situación, que además causa falta de liquidez de los canales Horeca, cerrados en todo el mundo?

El desafío podría ser, entre otras cosas, relanzar un pacto con los consumidores para comprar solo productos nacionales durante un tiempo; la gente podría recolectar  directamente del campo sus productos frescos, ayudando así a los agricultores en la cosecha; y de cara al próximo verano, buscar algún lugar cercano donde pasar nuestras vacaciones.

vino


Regaliz, rosa y sotobosque; para cada habitación, un sabor o aroma del vino.

Ivo Ghisolfi, propietario de la Azienda Agricola Cascina Pugnane de Barolo en Piamonte, mientras se está preparando para la fase de reactivación de la bodega, ha incorporado detalles muy originales en las habitaciones de la masía donde tiene pensado acoger a sus huéspedes:

“Aquí en Italia no sabemos cuándo podremos volver a abrir, nos han anulado reservas incluso para la feria de la trufa blanca del otoño que viene – explica Ivo – mientras tanto, hemos terminado la reforma de las habitaciones. Cada habitación tiene un sabor o aroma de nuestro vino: de regaliz, rosa, sotobosque, y todo está relacionado con el aroma dedicado y el color de ese perfume: la habitación de rosa, el aroma de rosa, etc.; el Spa tiene una ducha emocional, una piscina al aire libre de cuatro plazas con agua caliente, para que puedas bañarte tanto de día como en la noche, bebiendo tu copa de vino si lo deseas. Estas cosas están incluidas en el precio de la habitación.
Las reformas se han hecho con criterios ecológicos, incorporando también paneles solares; no queremos mucha gente, deseamos que nuestro cliente se sienta totalmente mimado y atendido”.

Cenas a la luz de las velas en la torre del piso superior o en la antigua bodega, para máximo 6 personas, y una pequeña cocina donde preparar las degustaciones para los maridajes con el vino de su propia bodega, completan la estancia.

¿Que estas haciendo ahora para paliar este paro inesperado?
“De momento estamos vendiendo nuestros vinos solo a través del comercio electrónico; por lo demás, aprovecho para poner muchas cosas en su lugar, esos trabajos esenciales que se pueden hacer ahora en la viña, como por ejemplo colocar las redes de seguridad, para salvar la producción de las tormentas eléctricas.

El grande trabajo será en julio y septiembre, para lo cual espero se desbloqueará la situación; en caso de que así no fuese, emplearemos la fuerza laboral a través de la cooperativa familiar y el vecino. Estoy bastante tranquilo, no pueden decir lo mismo las grandes empresas o familias, que tienen más problemas porque todas las fronteras están bloqueadas”.

¿Que piensas hacer después de la crisis?
Creo que comenzar de nuevo con el turismo italiano y europeo. En las zonas rurales funciona bastante bien y por aquí tenemos un turismo de primer nivel.  Estamos tratando de entender cuándo podemos movernos con seguridad, ya que tenemos además eventos locales con artistas de fama internacional, tardes de música en vivo, donde pueden llegar a concentrarse hasta 500-600 personas a la vez. Podría ser que incluso la Feria de la Trufa de Alba no se celebre este año. Y eso no sería un buena noticia para nosotros.”

Desayuno en la habitación y aperitivo con tour en la finca trufera de casa.

Este es el plan de Raffaella Pittatore del Agriturismo “Il Gioco dell’Oca” de Barolo, con el fin de que los huéspedes del agroturismo se sientan tranquilos y a gusto:

He pensado en organizar el desayuno en la habitación, recuperando bandejas viejas y he puesto mesas en la habitación, para quien no le apetece bajar a la cocina. También estoy haciendo pruebas preparando pequeños frascos de mermelada casera, pequeños croissant etc.

Además, dado que por un tiempo se suspenderán las clases de cocina, las catas de vino y todas las experiencias gastronómicas, quería plantar árboles truferos, como por ejemplo robles y tilos micorrizados con trufa negra, en el prado cerca de mi casa, donde tenía el huerto. La idea es organizar un pequeño recorrido en esos terrenos para aquellas personas que se hospedan en las habitaciones y que quieren saber de qué plantas proviene la trufa, etc., mientras toman un aperitivo”.

¿Que impacto tiene la crisis del corona virus en tu actividad?
“Todos nos han cancelado las reservas, no tenemos nada para el verano, pero ya estamos pensando en cómo organizar la temporada estival. Estábamos acostumbrados al turismo internacional, creo habrá eventos más pequeños para reactivar el turismo nacional y esperamos al menos salvar la feria de la trufa de Alba. Está claro que tendremos un período de convivencia con una serie de limitaciones y estoy segura de que el servicio de calidad cada vez irá a mayor “.

Seguramente no habrá una explosión de actividades y lo cierto es que la gente necesitará mimos, las personas se tratarán bien a sí mismas; ahora más que nunca es una certeza de que hay que disfrutarlo, pero por eso es necesario planificar vacaciones personalizadas.

Creatividad, innovación y al mismo tiempo aplicar reglas ágiles en nuestro proceder pueden jugar a nuestro favor, porque lo más probable es que el próximo ciclo económico de recuperación, solo se completará en los próximos 20 o 30 años (recuperación en L, a largo plazo).
También la reactivación ira lentamente, ya que hemos frenado en seco la economía y es una situación nueva para todos. Probablemente, durante un tiempo bastante largo, el turismo europeo será muy importante para el apoyo de la economía de cada país y de la propia UE.